Bienes Raíces en México.

Bienes Raíces en México.

En el estado democrático de México, al igual que muchos países de Latinoamérica y del mundo, existen leyes que regulan a todos los inmuebles y propiedades según sus sectores y las leyes que rijan la zona, ya sea por estado o por comunidad, todas ellas establecidas por su puesto en la constitución misma del Estado mexicano y regulada sobre todo por las leyes fiscales del mismo.

Los derechos fiscales actúan sobre muchos de estos tipos de propiedades, y podemos poner un ejemplo con una temática que a todos nos preocupa, los impuestos, siendo que tenemos por propiedad una finca, entonces el Estado deberá cobrar por derecho fiscal un impuesto anual. Y si el propietario no pagara este impuesto, sería penalizado.

Sin Embargo, para propiedades tales como casas, apartamentos, entre otras propiedades habitacionales, que es lo que generalmente busca un consumidor al referirse a bienes raíces, las regulaciones son mucho menos drásticas, bastando con pagar el ISR (Impuesto sobre la renta).

Las bienes raíces en México varían su valor al igual que las otras por su calidad habitacional, y distribución por metros cuadrados, al igual que por su ubicación geográfica, sea esta céntrica, o circundante, dependiendo de qué tan comercial sea la zona.

Para explicar un poco mas el ISR me permito dejarles estos:

El impuesto sobre la renta (ISR) es un impuesto que se aplica a los ingresos adquiridos, con excepción de las herencias y las donaciones.  Se trata de un impuesto directo, pues grava directamente las fuentes de riqueza. Los indirectos son los que gravan el consumo (como el IVA y el IEPS). El ISR se aplica tanto a personas físicas como a personas morales y no sólo a quienes residen en México, pues el artículo 1 de la Ley del Impuesto sobre la Renta estipula que:

1) Quienes residan en México deberán pagar ISR sin importar “la ubicación de la fuente de riqueza de donde procedan”.

2) Residentes en el extranjero, si perciben ingresos por un establecimiento permanente en México, deberán pagar ISR sobre esos ingresos.

3) Residentes en el extranjero que perciban ingresos de fuentes de riqueza en México, aunque no tengan establecimientos permanentes.

A todos los ingresos se les pueden restar las deducciones aprobadas por ley, tales como inversiones, gastos y compra de materia prima. Sobre la cantidad restante es que se deberá calcular el ISR. Si bien el pago del ISR es anual, se deben realizar pagos mensuales provisionales.

Los tipos de ingresos por los que se debe pagar ISR son:

1) Salarios percibidos por servicio subordinado

2) Actividades profesionales

3) Arrendamiento o uso de bienes inmuebles

4) Intereses obtenidos

5) Premios obtenidos

6) Dividendos y ganancias repartidas por personas morales

7) Enajenación de bienes

Es decir, para casi todo. A diferencia del impuesto al valor agregado (IVA), la tasa del ISR no es estándar, puede variar del 1.9% al 30%. A este impuesto se refiere aquello frase de “implacable como los impuestos”.